AHORA SI ELIJO

VACACIONES PARA EL CORAZÓN. Semana Santa en Etxalar-Navarra.
TU FARO
 

Quiero compartir contigo lo que expuse en una charla hace un tiempo. Te comparto algunos de los puntos expuestos para que tú mismo hagas el viaje en tu interior. Darlo por escrito es otra forma de recibir.

¡Empezamos!

Lo has oído quizás más de una vez: Estamos aquí para aprender a aceptar, a perdonar, a abrirnos a la vida, a la felicidad. A ver las cosas de otra manera, a una nueva forma de entender la vida. A abrirnos a nuestro centro…

¿Qué quiere decir todo esto? ¿Cuál es la base de esta nueva forma de pensar? ¿Dónde está nuestro compromiso?

Lo que ocurre es que estamos interpelando a una confianza en que somos amor, paz, de forma natural, tal y como somos. Es un voto de voluntad, de fe ante que nuestro estado mental natural es la paz. Que somos amor. Somos unidad. Todo unido en todo, un universo, no algo separado. Que no existimos por nuestra cuenta, no existe lo individual ni lo conflictivo entre partes.

Y digo confianza en eso y que nos abrimos porque no nos experimentamos así. Aparecen dudas, vienen imágenes de mil conflictos a rebatirlo, pero de igual forma también tenemos destellos, sentimos que algo resuena muy adentro al decir esto. Esa es nuestra guía, lo que nos empuja desde dentro. Es un sí interior. Tu voz e Inercia Real.

¿Y entonces... Ante el caos, la separación, el conflicto, la duda que aún vivimos que hacemos…?

Elegir. Ahora ya ves. Algo en ti sabe. Puedes elegir. Y lo haces. Eliges perdonar.

Perdonar es pasar por alto, es abrazar la duda, es soltar los pensamientos. Ver y no creer. Es un deseo continuo de ser feliz. Es una confianza en que ante la duda y la incoherencia no tengo que defenderme. Soltamos, pues confiamos en nuestro Ser. Confiamos en la verdad. Permitimos todo, no hay nada que temer ni de lo que defenderme. Perdonar es ver más allá de la ilusión. Quiero traspasar, pongo mi deseo ahí. Me Elijo. Ahora sí lo deseo de verdad.

Quiero despertar.

Expresar Quién Soy

 

Cómo verás, esto es toda una declaración de voluntad. Vivir latiendo al ritmo de sólo el amor es real, lo demás es un estado mental de desconexión. Ahí es dónde vamos, esa es la ambición, es nuestro origen , nuestra meta, nuestro puerto. Menos de eso no es nada, pues menos de eso es pura inventiva, es dónde empieza el aprendizaje de la escasez.

Confundirnos con una identidad falsa, una manera de ser falsa y construida, una manera de vivir y ver las cosas que cubre esta naturaleza simple y llana, es toda la tensión en la que andamos metidos. Es como hacernos pequeños, separados, distintos, conflictivos y problemáticos por nuestra cuenta. Parece que tenemos un origen local, temporal, individual y conflictivo. ¿Pero esto es cierto? Para nuestra mente sí, es decir, nuestra forma de pensar tal y como nos conocemos apunta a esta inercia.

Para tu corazón esto no tiene sentido. Está en plena conexión con todo. No tiene problemas. Esto no es filosofía, pero no lo vivo en esencia, porque yo decido ser consciente sólo de mí, de mis pensamientos, de los conflictos. Decido no ser consciente.

Mientras sigo en mi visión, la comunicación real no se corta, ni nuestra capacidad natural de recibir. El amor sigue en pie. Por eso estamos aquí, entregando y recibiendo este mensaje que viene de tu sí interior.

Dar este paso implica compromiso, presencia, decisión, deseo. Presencia, aquí y ahora. Pues recuerda que sólo puedes perdonar ahora: Ésta es la clave de la sanación de la mente. La paz es un objetivo que no se puede disolver proyectándolo al futuro, sino que solo puede ser sinceramente elegido ahora. No puedes elegir paz mañana o anteayer. Sólo tienes acceso a este poderoso gesto mental justo ahora mismo. En el eterno presente tienes constantemente abierta la puerta a tu liberación.

Esta elección implica darte cuenta de que la verdad y la liberación solo pueden llegar a tu mente de mano de la paz. Desde dentro. En presente. Se trata de un enfoque mental en algo mucho más importante que el conflicto que te mantenía atado al sufrimiento; es una profunda y firme decisión de ser feliz expresada ahora mismo.

¿Qué eliges?

Una  parte  de  ti  está  identificada  con  el  ego  y  el conflicto.  Otra parte de ti, de forma más  profunda  y esencial, está atraída hacía la plenitud, la eternidad y la totalidad, la verdadera identidad sin forma. Si  quieres  mirar  de  una  forma  nueva,  tienes  que  aprender  poco  a  poco  a  mirar  sin  el  pensamiento parcial.  Aprender  a  mirar, sin  más,  sin  voces  ni interpretaciones, aunque solo sea por breves espacios. Contemplar. Una mirada descondicionada.

No hagas de esto un texto o letras. No es filosofía. Es tu latido hecho forma. Eligete, quizás es lo que más deseas ahora. En presente.

Un abrazo.

 

Puedes encontrar toda la información actualizada sobre mis cursos en mi Facebook o escribiéndome un email a contacto@nuriaguinart.com.


Facebook Email