AÑO NUEVO, VIDA NUEVA.

LA DECISIÓN DE AMARSE A UNO MISMO
VACACIONES PARA EL CORAZÓN. Semana Santa en Etxalar-Navarra.
 

Llega el nuevo año y con él nuevos propósitos. Parece que todo apunta a que este año todo será distinto. Los días posteriores al toque de campanas aún sentimos ese fervor interno, incluso me atrevería a decir, esa ferviente entrega a impulsarnos no importa el qué. Una vez vuelve la rutina y empieza de nuevo el calendario formal, las ganas se comen a si mismas. No sabemos que pasa, pero la vida vuelve a ir en serio. Ya no se percibe lo nuevo, o mejor dicho, queda en un segundo lugar, lejos del palpitar cotidiano.

¿Qué está pasando?¿Porqué?

Es momento de pararse, y responder. Después de tantas fiestas, quizás la inercia ha hecho que no me vuelva a detener. Qué bonito es ver todo esto circuito. Qué bonito y a la vez intrigante. Sí, permíteme esta palabra. Intrigante porque no sabemos que va a suceder. La posibilidad está abierta, la magia va de nuestro lado. ¿Puedes sentirla? Ahora...Nosotros (yo, tú, él, ella) repletos de pensamientos del pasado, inmiscuidos de nuevo en nuestras historias de vida, con sus conflictos...¿Nos detendremos y elegiremos ver de nuevo todo, es decir, ver lo que realmente está pasando?¿O seguiremos contándonos todo igual que antes? Justo ahí, yo me emociono. Pues huelo a libertad. La libertad que todos tenemos. Esa que permite que sigas pensando como siempre has pensado, o que te animes a soltar toda historia y adentrarte en el puro presente, lugar que no es lugar, espacio que no es previamente conocido.

Siempre es nuevo

¿Te lo quieres perder?

 

El cambio nunca viene de fuera,y menos por una fiesta. El cambio eres tú totalmente entregado, totalmente cuestionado. Suenan campanas, siguen sonando, pero estás son de felicidad. De que ha llegado la hora y lugar.

Cuantos pensamientos recorren nuestra “cabeza” a diario, pensamientos del estilo: esto no debería pasar, porque no me atiende tal persona, a ver si esta vez cobro más dinero. O me faltan amigos, mi madre no me entiende, mi pareja parece que va a peor...¿Te suenan algunos de ellos? Quizás los ves pasar por tu mente con otras formas, otros nombres, otras intensidades y formatos, pero vibran similar. Esos pensamientos de juicio, de estrés, de querer imponer las cosas, de no amar la vida como es. ¿Estos pensamiento vinieron con el nuevo año, o ya eran del ayer? ¿Desde cuando los conservas?¿Los necesitas?

Suenan campanas, créeme. Es la hora, si así lo eliges. Siempre es la hora justa para renacer. Para dejar de encajarte en pensamientos y brindar por lo que ya no es de ayer. De soltarte la melena, o la corbata, y ponerte entero a vivir. Sin medias tintas. A fuego descubierto. Quizás en esta decisión descubras que un pensamiento nunca pudo coartarte, y mucho menos explicarte tu grandeza. Tu vives hoy. Así que si lo que piensas no te puede asesorar, tendremos que buscar otra manera, y quizás es nueva . Una nueva forma de pensar que brota justo desde ahora...ni rastro de pasado. Eso si es empezar de nuevo, empezar no un año, sino a caminar contigo nuevamente. Feliz amanecer, contigo.

Un feliz abrazo, estés dónde estés.

Gracias por empezar este nuevo año, conmigo.

Núria

PD: Podemos seguir brindando, siempre hay motivos.

 

Puedes encontrar toda la información actualizada sobre mis cursos en mi Facebook o escribiéndome un email a contacto@nuriaguinart.com.


Facebook Email