Ser Yo misma, sencillamente eso es lo que hago.

Sentía que no hacía nada con mi vida, hasta que comprendí que a mi vida le faltaba Yo.

En plena crisis personal y de salud, me abrí a la posibilidad de vivir de otra manera. Hasta entonces sufría más que otra cosa, y caminaba sin atenderme y amarme, ausente de lo que realmente importaba en la vida. No me sentía feliz, incluso pensaba que no volvería a estar bien después de un severo proceso de enfermedad. Pensaba que el sufrimiento no era opcional, sino parte indisoluble de mi existencia.

Seguí en este patrón hasta que en un instante de honestidad me rendí a la obviedad de lo que estaba sucediendo: era yo quién estaba sosteniendo todo conflicto, quién estaba eligiendo vivir desde el miedo y el dolor. Al ver esto con tanta claridad tomé otra decisión: vivir desde el corazón. Volver a abrirme a algo que parece que hemos olvidado: que la felicidad es natural. Que ya somos amor incondicional, y que tenemos la hermosa capacidad de abrazarlo todo y estar bien. Aprendí a pensar de otra manera, a escuchar a la sabiduría de mi corazón, y fui soltando la vieja mentalidad de conflicto. El poder transformador de la aceptación es tan grande, que pronto pude empezar a disfrutar de sus beneficios.

Desde entonces, me apetece mucho compartir mi aprendizaje con los demás. Siento que no tenemos que cambiar nada, no estamos aquí para juzgarnos, tan sólo para amar todo cuanto suceda en nosotros. Es decir, ser uno mismo. Y esta decisión de ser, es la que nos permite redescubrir nuestra verdadera esencia más allá de todo pensamiento o creencia limitante.

D esde que descubrí todo esto, estoy decidida en mi camino. Estoy abierta a ser una en mí, a permitir que mi esencia se exprese ahí dónde voy. Eso es confianza y humildad. Lo demás ha ido perdiendo el sentido. Cuando te abres a la honestidad, cuando estás comprometido con el amor, ya no hay nada que pueda detenerte. El deseo infinito de ser real puede con todo miedo, duda o preocupación. Vives permitiendo todo aquello que sientes sin juicio y la vida cobra un nuevo sentido.

Ya no pretendes ocultar, cambiar, obtener ni ser algo que no eres. Hay un propósito mayor, una ambición que te late en mayúsculas: Estar aquí conmigo, presente. Sintiéndome y sintiéndote. Y justo esta sencillez es la que me mueve y la que comparto con todos, tanto en mi vida personal como profesional. Mostrar e invitar a esa autenticidad que nace sin forzar, a esa simplicidad de vivir sin pretender, sin buscar otro momento mejor, esa felicidad de encontrarte realmente con el otro, en la máxima confianza y respeto hacia ti. Viviendo.

Yo me abro a ser la voz del corazón. A vibrar en un ritmo que puedes sentir, y que te invita a amar y a abrazarlo todo. Desde ese contacto íntimo, aparece la magia, y todo se da con facilidad, todo aparece sin dificultad. Ya no hay problemas tan sólo disponibilidad.

Núria.

Núria es Licenciada en Psicología UAB, con mención especial. Máster en Prosocialidad y Logoterapia UAB. Acompañante en Bioneuroemoción. Máster en PNL. Facilitadora del Perdón - Asociación Conciencia. Estudiante y facilitadora de UCDM. Autora. Oradora y facilitadora de procesos. Poeta.


Próximos eventos Contacta conmigo