ERES COMPRENSIÓN

VIVIR LO NUEVO – RETIRO DE SILENCIO
SOY Y HAGO
 

¿Cuantas veces nos ponemos en duda, cierto? ¿Y cuantas nos sentimos en tensión y mal? ¿Por qué, qué sucede?

Sucede que dentro nuestro hay todo un sistema de creencias y pensamientos que no para de trabajar. Minuto tras minuto está aquí haciendo de las suyas. Esta forma de pensar conflictiva (también se le ha llamado ego) constantemente “nos asiste” con pensamientos de duda, desvalorización, miedo, intriga, control...Esa es su función: da lo que es, no puede dar otra cosa. Esta voz pensada nos ofrece un acompañamiento total, siempre está ahí entregando su medicina de control y juicio. Se trata de una firme interpretación que aparece idea tras idea, intentando hacernos ver el mundo de un color gris caótico. Justo se trata de eso, el falso caos asesorando nuestra vida. La ignorancia haciéndose dueña de la vida, pasito tras pasito. ¿Te suena?

Sigue leyendo conmigo.

A esta voz, que suena en ti, que suena en mí, la conocemos muy bien. Ahora mismo puedo escucharla queriéndome dictar y asesorar sobre qué escribir. Cómo si supiera lo que es mejor…

¿Habrá alguna brecha por la que ponerla en duda?

Deja que sonría, pues aquí apareces tú. Y cuando digo tú, me refiero a esas ganas vivas de ser feliz y de darte enteramente. De sonreír y de estar bien con este momento. Las ganas inmensas de dejar de juzgar. Esto, esto que estás sintiendo al leer, es la respuesta a sí hay una brecha, a si hay algo más allá. Aquí estás tú sin intérpretes, sin nubes densas que te cuentan negruras. Es el espacio de tu conciencia pura, el brillo de tu deseo real. A esto amigo, yo le llamo tu corazón, tu comprensión. Tu guía auténtica. Tu Voz.

Dentro de ti hay otra manera de pensar y mirar la vida. Tu voz, tu alegría más certera mirando todo. ”

 

E sta voz es la que nos interesa hacer cada vez más presente en nuestra vida. Es la voz de la cordura. Y no porque la otra sea mala, nada de eso. Simplemente que la otra es falsa, es solo conflicto, no es lo que brota de nuestro deseo más verdadero, de nuestra identidad más profunda, de nuestra certeza más encontrada. Es una voz aprendida, construida, fabricada. Fabricada en la culpa y el miedo. Y de ahí surge todo su arsenal de contrastes y delirios conflictivos. Lleva toda la vida charlando, parloteando, mostrando su veredicto sobre este momento: ¡Esto está mal! Pero ya va siendo descubierta, porque sinceramente siento que este momento no está mal. Entonces hay algo que me estoy perdiendo si simplemente la escucho a ella. .

Como yo, tú puedes elegir si te representa, si la quieres como asesora, si te interesa su permanencia incuestionable en tu cabeza. Y puedes elegir porque ella es simplemente una voz, una fuente de pensamiento, una opinión programada del pasado que dicta y dicta. Mírala ahora vuelve a asomar diciendo que cuanto falta, que hay más cosas por hacer y leer! Inocente, que voz tan graciosa. Siempre haciendo de las suyas.

Ahora hay otra opción. Dentro de ti hay otra manera de pensar y mirar la vida. Tu voz, tu alegría más certera mirando todo. Llamémosla de nuevo comprensión. Tú eres comprensión, como Yo. Comprensión que no necesita de culpa y miedo para vivir, que mira sin conflicto y aprecia. No requiere de nada, tan sólo requiere ser escuchada. Por ti. Escucharte de verás.

Somos comprensión. Paz, aceptación. ¿Y qué significa eso? Pues que tu alegría puede cruzar cualquier situación por delante de tus ojos y aceptar, comprender, no estar en conflicto. Cuando sientes conflicto es que no entiendes la situación, que no la estás viendo de forma constructiva. Ves la sombra de tus dudas y tu conflicto interno asesorándote. Si es la comprensión, tu mente abierta, la que te dicta las cosas, ¿Qué crees que vas a vivir? Al igual que la otra, no pude dar otra cosa que lo que es. Estarás en paz, pase lo que pase. Y esto no es magia ni son poderes especiales. Es tu incondicionalidad desde dentro. Es tu verdadera Voz acompañándote de nuevo. ¿Eso sí es compañía, no? De esas que te hacen sentir en casa. Justo eso: en casa. Pase lo que pase, se vaya quien se vaya y llegue lo que llegue te sentirás vivo, a gusto. La otra voz como no sabe más que conflicto, pase lo que pase, venga lo que venga, siempre encontrará un pero, un algo más que alcanzar, un algo más que decir. Pero la paz, tu paz, esa que sabe que tu único objetivo es ser feliz, ahora, no mañana, esa voz, te representará. Te llevará a aceptar este momento tal y como es, te llevará a no ser un buscador de cosas, sino a encontrarte siempre ahora. En casa, en pura armonía con el instante. Porque estar en armonía no depende de nada más que de con quién miras lo que pasa: ¿Contigo mismo o con un intérprete de conflicto?

Tú eliges. Ahora. Sí, a ti te lo digo, Comprensión. Qué puedes elegirte, sin duda.

Un cálido abrazo,

Núria

PD: Te hablo desde Ti.

 

Puedes encontrar toda la información actualizada sobre mis cursos en mi Facebook o escribiéndome un email a contacto@nuriaguinart.com.


Facebook Email